Lo siento. Su búsqueda no coincide con ningún número de pieza de Crucial activo o ID de configuración.

Inicializar una SSD en OS X® Yosemite y anterior

Si ha actualizado a OS X 10.11, consulte nuestra nueva guía para El Capitan y posterior.

Antes de usar su nueva SSD con su ordenador Mac®, tiene que inicializarla y realizar el proceso de partición.

  1. Conecte la SSD a su sistema Mac (ya sea externamente con un adaptador de SATA a USB o internamente en el sistema). Cuando la unidad se conecte, abra Utilidad de discos (o arranque sus Utilidades de recuperación de OS X y acceda a Utilidad de discos, si la SSD es interna). Cuando el ordenador Mac detecte la SSD, verá un mensaje indicando que el ordenador no puede leer la unidad. En este mensaje, haga clic en el botón Inicializar.
  2. La SSD Crucial® aparecerá en Utilidad de discos en la columna izquierda. Seleccione la SSD y haga clic en la pestaña Partición.
  3. Haga clic en Opciones y verifique que está configurado como Tabla de particiones GUID.
  4. Seleccione Partición 1 si desea usar toda la SSD como una única partición y asígnele un nombre adecuado.
  5. Verifique que el formato seleccionado está predeterminado como Mac OS Extended (Journaled).
  6. Seleccione Partición. Se realizará la partición de la unidad y se formateará.
  7. Cuando la utilidad de discos termine, ciérrela.

Ahora podrá ver la SSD en su escritorio con el nuevo nombre que le ha asignado. Si aún no ha instalado la SSD internamente y desea hacerlo,  aquí encontrará más información disponible.

©2019 Micron Technology, Inc. Todos los derechos reservados. La información, los productos y las especificaciones están sujetos a cambios sin previo aviso. Ni Crucial ni Micron Technology, Inc. se responsabilizarán por las omisiones u errores que pueda haber en la tipografía o en las fotografías. Micron, el logotipo de Micron, Crucial y el logotipo de Crucial son marcas comerciales o marcas comerciales registradas de Micron Technology, Inc. Mac, OS X y Apple son marcas comerciales de Apple, Inc., registradas en Estados Unidos u otros países. Todas las demás marcas comerciales y marcas de servicio son propiedad de sus respectivos dueños.