Tres razones para comprar una memoria a un fabricante líder

Solo un puñado de empresas en el mundo fabrican memorias, pero son cientos las que venden componentes reemsamblados y los hacen pasar por originales. Algunas de las mejores razones para comprar una memoria a un fabricante original se justifican con los tres pasos del control de calidad integrados en el proceso de fabricación: códigos de trazabilidad, pruebas de quemado y pruebas de banda de guarda.

N.º 1: Códigos de trazabilidad

Al examinar un chip de memoria, se puede observar una serie de números impresos en el chip. Estos números sirven para identificar y solventar los problemas que puedan ocurrir en remesas de módulos. Con el código de trazabilidad, los fabricantes de chips, como Micron, pueden determinar cuándo se fabricó la pieza, en qué fábrica y cómo rastrearla hasta la oblea de silicio original de la que se obtuvo el chip problemático. Al compilar bases de datos con esta información, los fabricantes de chips pueden identificar mejor qué está ocasionando los problemas en las memorias, corregirlos y fabricar una nueva remesa de módulos que sea mejor que la anterior. Con el tiempo, estas mejoras en el proceso de fabricación tienen un impacto notable en la calidad del módulo que otros ensambladores difícilmente podrán emular, si acaso llegan a lograrlo. Cuando compra a un fabricante original, se beneficia de las ventajas de una tecnología de módulos que ha ido mejorando con el tiempo.

N.º 2: Prueba de quemado

Además de la ventaja de los códigos de trazabilidad, los fabricantes auténticos utilizan un proceso llamado prueba de quemado, que ayuda a producir módulos de mayor calidad que las empresas que ensamblan módulos a partir de diversos componentes. Durante una prueba de quemado del fabricante original, los chips se exponen temperaturas elevadas para identificar la pequeña porción de chips en cada remesa que falla después de un uso mínimo. Al identificar y eliminar estos chips problemáticos que se dan de forma natural antes de que lleguen al consumidor final, los fabricantes originales pueden alcanzar niveles más altos de calidad y fiabilidad.

N.º 3: Prueba de banda de guarda

La prueba de banda de guarda ayuda a garantizar que un chip funcione adecuadamente, incluso en condiciones de funcionamiento anómalas. Dentro de los ordenadores, la temperatura y otras variables a menudo cambian, y la prueba de banda de guarda ayuda a encontrar una explicación.

Cuando se fabrican chips de memoria, por lo general deben ajustarse a ciertos intervalos para lograr niveles aceptables de rendimiento. Por ejemplo, digamos que un chip debe alcanzar un parámetro en particular de entre 10 y 20 para que se considere aceptable. En lugar de configurar el proceso de prueba para que falle cualquier chip que tenga un valor inferior a 10 o superior a 20, el proceso se configura para que falle en los chips cuyo valor sea inferior a 11 o superior a 19. De esta forma, cuando el chip de memoria se use en un entorno informático real y se produzca una variación natural, el chip está lo suficientemente cerca del centro del intervalo para que pueda funcionar de manera óptima. Al probar y certificar únicamente los chips que se ajustan a los estrictos intervalos de "banda de guarda", un fabricante de memoria original puede advertir la variación natural que la memoria experimentará al usarse en el mundo real.

Dado que Crucial es una marca de memorias de alta calidad de Micron, uno de los fabricantes de memorias más grandes del mundo, nuestros módulos están respaldados por rigurosas pruebas de calidad y fiabilidad. Una memoria de alta calidad no será nunca comparable a otra más genérica, ya que ofrece un nuevo nivel de fiabilidad.