Cómo refrigerar el sistema: Diez formas fáciles de mantener su sistema ventilado

Tanto si utiliza el ordenador para juegos o para actividades más ordinarias, los componentes del sistema corren el riesgo de sobrecalentamiento si las temperaturas no se mantienen bajo control. Le presentamos diez maneras rentables de mantener el sistema refrigerado.

  1. Mantenga el sistema alejado de respiraderos y ventanas.

    Observe dónde se encuentra en ordenador: ¿está en un lugar particularmente cálido? Asegúrese de que su sistema no esté cerca de una entrada de aire caliente o en un área sensible a la temperatura (por ejemplo, cerca de una ventana). A menudo, simplemente cambiando la ubicación del sistema puede ayudar a mantenerlo refrigerado.

  2. Dele un respiro al sistema.

    Mire dónde está ubicado su ordenador y quite cualquier obstáculo que restrinja el paso del flujo de aire. Para obtener el mejor rendimiento, es aconsejable dejar entre 5 o 7 cm de espacio en todos los lados de su ordenador. Además, revise su espacio de trabajo: ¿su sistema queda relegado a un armario o cajón cerrado? Si el sistema está en un espacio cerrado, se expone a un mayor riesgo de sobrecalentamiento.

  3. Cierre la carcasa del sistema.

    Si bien puede parecer contradictorio, una carcasa abierta no ayuda a regular las temperaturas internas; de hecho, hace lo contrario, impidiendo una buena ventilación. Una carcasa cerrada ayuda a mantener el sistema frío porque reduce el impacto del polvo y la suciedad en los ventiladores de refrigeración. Demasiada suciedad puede hacer que los ventiladores disminuyan la velocidad o dejen de trabajar por completo. Las carcasas están diseñadas para un manejo eficaz del aire y, con ventiladores y una entrada adecuada, puede mantener la fiabilidad de los componentes de su sistema.

  4. Limpie los ventiladores.

    El polvo y la suciedad pueden causar estragos en su primera línea de defensa en cuanto a temperatura: los ventiladores. Cuando abra la carcasa, debería encontrar varios ventiladores: uno en la parte superior de la CPU, uno dentro de la fuente de alimentación y tal vez uno o varios en la parte frontal o posterior de la carcasa. Simplemente apague el ordenador y use un espray de aire comprimido para eliminar la suciedad de cada ventilador. No es aconsejable usar aspiradores al realizar la limpieza, porque la carga estática que producen suelen ocasionar más daños que las temperaturas elevadas.

  5. Actualice el ventilador de la CPU.

    Su CPU es posiblemente uno de los componentes más sensibles (y caros) del ordenador y el que tiene mayor potencial de sobrecalentamiento. La mayoría de las CPU vienen preinstaladas con ventiladores de baja gama que están diseñados para enfriar el procesador lo suficiente como para mantenerlo en funcionamiento, y nada más. Por esta razón, le interesa considerar mejorar el ventilador de la CPU, lo que puede ayudar a mantener bajas las temperaturas de la CPU Tenga en cuenta, sin embargo, que el ventilador de su CPU solo puede enfriarse a la temperatura más baja en su carcasa, independientemente de lo bien diseñado que esté el ventilador de la CPU.

  6. Añada un ventilador de caja.

    Actualizar el ventilador de la CPU es un comienzo, pero añadir también ventiladores de caja puede ser de gran ayuda.  Debido a que la memoria y las tarjetas gráficas que mejoran el rendimiento generan mucho calor, los ventiladores de caja pueden ayudar a aumentar el flujo de aire a sus componentes uniéndolos a la parte frontal y posterior del sistema. Muchos de nuestros clientes de Ballistix optan por instalar dos ventiladores de caja: uno para transportar el aire refrigerado al PC y otro para extraer el aire caliente del PC. Si decide agregar ventiladores de caja, asegúrese de que los niveles de admisión y escape coincidan. ¿Por qué? Si instala un ventilador de 80 mm en la parte frontal de la carcasa y un ventilador de 120 mm en la parte posterior, el diferencial creará aire muerto y presión negativa, lo que aumentará el potencial de sobrecalentamiento.

  7. Compruebe el ventilador de la fuente de alimentación del sistema.

    La fuente de alimentación de un PC tiene un ventilador integrado, y si no tiene un ventilador de carcasa, el ventilador de la fuente de alimentación es lo único que expulsa el aire caliente fuera del sistema. Si no funciona correctamente, su sistema se calentará enseguida. Si el ventilador de la fuente de alimentación no funciona, cámbielo a la mayor brevedad posible.

  8. Obtenga un kit de refrigeración por agua.

    En los sistemas de juegos con CPU de alta gama y componentes con aceleración de procesamiento, a menudo los ventiladores más rápidos no pueden mantener el ritmo cuando aumentan las temperaturas. Para resolver este problema, muchos jugadores optan por kits de refrigeración por agua para refrigerar la CPU. En un kit de refrigeración por agua, una bomba hace circular agua fría a la CPU en tubos autónomos, a continuación bombea el agua fuera del sistema donde puede enfriarse antes de volver a la CPU para una refrigeración adicional. Si se siente cómodo realizando una instalación técnica, los kits de refrigeración por agua son seguros y relativamente asequibles.

Chat en directo
Chatear sin conexión