Lo siento. Su búsqueda no coincide con ningún número de pieza de Crucial activo o ID de configuración.

Aumente la vida útil de su sistema con una limpieza

¿Su ordenador va lento o hace ruido mientras intenta funcionar? El problema podría ser que está sucio. Por acción del ventilador de admisión del sistema, el polvo se acumula continuamente en los componentes internos, lo que ocasiona que el calor se atrape. Si no se toman medidas, esto puede provocar un sobrecalentamiento. El polvo acumulado también aumenta las probabilidades de daños por electricidad estática. Aunque no puede solucionar este problema, puede reducir los efectos negativos realizando una limpieza rutinaria del sistema.

Desempolvar el Ordenador

La forma más fácil y efectiva de eliminar el polvo del ordenador es mediante una lata de aire comprimido, que se puede comprar en la mayoría de tiendas de informática y material de oficina. Según lo sucio que esté el sistema, podría necesitar más de una lata. Al usar la lata de aire comprimido en el sistema, siga estos cinco pasos:

  1. Apague y desenchufe el ordenador. Abra la carcasa e inspeccione; si el sistema no se ha limpiado antes, lo más probable es que acumule mucho polvo.
  2. Siga las instrucciones de la lata al pulverizar, manténgala en vertical. Si la inclina o pone en ángulo, se podría acumular condensación dentro del sistema, que puede ocasionar daños si no se corrige.
  3. Rocíe por las salidas de ventilación delanteras, los ventiladores, el refrigerador de la CPU, el refrigerador de la tarjeta gráfica, los disipadores de calor, la fuente de alimentación, las salidas de ventilación traseras, los espacios ocultos y cualquier otro punto donde la acumulación sea obvia.
  4. Continúe pulverizando hasta que desaparezca todo el polvo. Si hay mucho polvo, es posible que tenga que limpiarlo a mano.
  5. Cierre la carcasa y vuelva a arrancar el sistema. Una vez reiniciado, le dará cuenta de cómo los ventiladores funcionan de forma diferente. En la mayoría de los casos, girarán más rápido, por lo que los componentes internos estarán refrigerados durante más tiempo.
  6. Repita este proceso cada tres o seis semanas. Si no deja que el polvo se acumule, su ordenador podrá durar más, pero si no lo limpia, se expone a un riesgo de fallo y recalentamiento del sistema.

Por qué recomendamos usar aire comprimido

Aunque podría parecerle más fácil limpiar el ordenador sin ayuda de aire comprimido, desaconsejamos cualquier otro tipo de remedio "casero".

  • Si utiliza el cepillo de la aspiradora con el que aspira el sofá, por ejemplo, quizá elimine el polvo rápidamente, pero también se creará mucha electricidad estática, con el consiguiente riesgo de daños graves en los componentes internos.
  • Un plumero, trapo o cualquier otro utensilio de limpieza doméstico dejará restos en los componentes, y la posibilidad de daños.
  • No se recomienda usar una toallita o un trapo húmedo ni echar aire al sistema soplando usted mismo, ya que es preferible no mojar, ni siquiera humedecer, los componentes.